Por: Dr. Eleazar Ontiveros Paolini

POEMARIO DEDICADO AL RÍO TORBES: JORDÁN DONDE BAÑÉ MI INFANCIA Y JUVENTUD

PRIMERA ENTREGA

 I
 Sigue igual la orilla aquella,
 alfombra de verdores,
 en que al escampo de las pomarrosas
 tu cuerpo y tus ansias mías se hicieron,
 y lo mío se hizo tuyo,
 repitiendo la lección
 aprendida de los siglos.

 II
 El semen generoso
 de las entrañas montañosas,
 alivia con apremio
 la sed terrenal: 
 la de hoy,
 La de mañana, 
 La de siempre.
  
 III
 Lecho donde bañé 
 los sueños de volar
 hasta el encuentro 
 con la quietud
 de los remansos.
 Visión de la vida
 definida en la plenitud
 de la imaginación.

 IV
 Perdura 
 la piedra envuelta
 de musgo entrelazado,
 donde solía aposentar 
 los sentimientos,
 y sentir tu venir 
 hasta mi frente
 y el irte
 hasta más allá 
 de las espaldas.
    
 V
 Sin medida,
 al amparo de los dioses,
 das vida sin pedir nada,
 solo ser parte
 de la armonía
 que dibujó la omnipotencia.
 Disfrutas sentir
 que tus afluentes, 
 coronados de espuma,
 lleguen con premura
 al sentir 
 de tus entrañas.
 
VI
 Amas las raíces
 que alimentan de savia
 de los árboles que protegen
 tu nacer constante.
 Coito cohonestado
 por la luz;
 esencia de tantos 
 Arrebatos.
 
VII
 Flotas sobre el reflejo de las estrellas,
 bebiendo luz con apremio 
 de iniciado.
 La atraes
 para que se haga
 cuerpo de mi cuerpo,
 presto a la inundación 
 de las entregas.
 
VIII
 La tierra,
 lavada por el eyacular del cielo,
 satura de confusión
 tu seno de vaivenes.
 Entonces lloras 
 en los brazos del recuerdo,
 hasta el próximo verano.
 
IX
 Mi boca se sume
 en tu corriente,
 aplacando la sed;
 mi hambre se sacia
 en los manantiales
 de tus emergencias.
 Satisfacción aprendida
 en el transitar 
 de los caminos 
 singulares.
 
X
 Me duermo con tu arrullo
 que es silencio
 aprendido de las piedras.
 Hay un mundo 
 en la esencia del arrobo,
 sembrado de sueños;
 palpitar del corazón
 a dúo con el alma. 
Total Page Visits: 94 - Today Page Visits: 1
A %d blogueros les gusta esto: