La Academia de Mérida cumple con el penoso deber de participar el sensible fallecimiento del Académico Dr. Darío Antonio Novoa Montero (Q.E.P.D.), acaecido en la ciudad de Mérida el día jueves 25 de marzo del año en curso.

En su larga trayectoria como médico con una excelente formación académica en diversas especialidades, el Dr. Darío Antonio Novoa Montero se destacó por ser un profesional disciplinado, estudioso, asertivo, inquieto y acucioso, lo que le permitió adentrarse con propiedad en multiplicidad de problemáticas de la salud y en hacer aportes significativos a las ciencias médicas, que le valieron el reconocimiento de sus pares, tanto dentro, como fuera del país. En nuestro contexto se le conocía y respetaba como clínico de primer orden, a quien a menudo sus colegas solicitaban opinión, deseosos por tener del maestro su docta orientación y sus atinados diagnósticos, que llevaron a salvar vidas y le granjearon numerosos amigos, así como admiradores por su descollante talento.

Fue el Dr. Darío Antonio Novoa Montero un reputado profesor universitario, quien dedicó la mayor parte de su vida a formar médicos al más alto nivel, dejando en ellos la necesaria impronta de un humanismo, que tenía que ir de la mano con la ciencia, en la consecución de profesionales con una mirada universal, integradora y respetuosa de la vida. Paralelamente con su exitosa carrera como médico, profesor e investigador, fue un autor prolijo, de incisiva pluma, quien se adentró en diversos géneros y legó una vasta obra que se pasea por la biografía, la historiografía, la poesía, la crónica y la etnografía. Su libro Paradura del niño, con varias ediciones, es un clásico en su género, que junto a su extensa obra literaria, le otorgan un lugar importante como hombre de la cultura y como un ser consustanciado con su tiempo histórico.

El Dr. Darío Antonio Novoa Montero era Individuo de Número Sillón N° 21 de la Academia de Mérida. Quienes hacemos vida en ella damos fe de su sentido de pertenencia, y de su pasión para con nuestra institución. Se destacó por ser un académico disciplinado, incisivo en sus opiniones y posturas intelectuales, pero no por ello dejó de cultivar consecuentes amigos, que veíamos en él a una institución hecha persona, a un digno académico quien no cesó ni un solo instante de su larga trayectoria en patentizar sus sueños, en publicar las numerosas obras que mantenía inéditas y en exaltar los valores de su tierra.

El fallecimiento del Dr. Darío Antonio Novoa Montero enluta a nuestra institución, a la Universidad de Los Andes, a su gremio profesional y a la ciudad de Mérida, a la que entregó una extensa obra que quedará como testimonio de su denodado empeño personal y de su aguda inteligencia. Quienes fuimos sus colegas y amigos atesoramos el cariño y la admiración que le profesábamos, y le hacemos llegar a su familia nuestras más sentidas palabras de condolencia en este infausto momento.

Por la Academia de Mérida,

Dr. Eleazar Ontiveros Paolini (Presidente)
Dr. José Rafael Prado Pérez (Secretario)

Total Page Visits: 923 - Today Page Visits: 3
A %d blogueros les gusta esto: