Por: Dr. Fortunato González Cruz
Introducción

La pandemia del COVIT-19 somete a prueba la organización  social que los humanos nos hemos ido construyendo en miles de años de acumulación de experiencias, y ello incluye a los sistemas políticos desde los mundiales y nacionales hasta los gobiernos de pequeños municipios. En paralelo  se ha dado otra especie de pandemia de análisis y reflexiones que se expande por los medios  digitales, sobre las diversas gestiones que realizan los gobiernos en todo el mundo y dejan en evidencia sus éxitos y sus fracasos. Es que tal ha sido el impacto planetario de esta calamidad que se puede y se debe mirar con ojo crítico a la política, a los políticos y a los gobiernos sobre cómo han sido sus actuaciones,  los impactos  en la cotidianidad de las personas,  en la economía y por supuesto en la salud, y cuales los resultados que se puedan ver ahora, e indagar sobre el futuro. La política y los políticos  están sometidos a prueba en el ámbito planetario.

La política seguirá como un tipo de acción social ocupada de la gestión de los asuntos públicos, los que interesan y afecta a todos. La sociedad creó al Estado para que le garantice un clima de tranquilidad y bienestar que permita que cada quien aproveche y desarrolle sus potencialidades en libertad. Para ello dicta las reglas formales  de convivencia que definen lo que no se debe hacer e impone conductas individuales y colectivas. La salud, por ejemplo, es un asunto público y competencia concurrente de los niveles territoriales de gobierno, que se gestiona de acuerdo con el sistema político y jurídico de cada Estado; por lo cual, la calificación de pandemia por la Organización Mundial de la Salud y sus recomendaciones  han sido recibidas e interpretadas por la sociedad mundial y los gobiernos, que han tomado decisiones para detener el contagio y combatir la enfermedad, cada cual entendiendo la declaración de la OMS desde sus circunstancias incluso inventando y reinventando.

Las preguntas  son obvias: ¿Cómo se llegó a esta catástrofe planetaria? ¿Serán la humanidad y sus gobernantes  capaces de leer correctamente las lecciones  que se desprenden de estos acontecimientos?  ¿Qué  resultados ofrece este examen planetario del comportamiento de la sociedad, del funcionamiento del Estado y de sus gobiernos? Algunos reconocidos  filósofos se han atrevido a responder las preguntas de periodistas, y los   “influencer”  adelantan sus opiniones  y se atreven a conjeturar unos sobre un

gobierno mundial con más poder para el Estado y más controles para la población; otros, por el contrario, señalan que habrá, o al menos lo desean, más confianza en la sociedad y más gobiernos regionales, provinciales y locales,  cada uno atrincherado en su posición con poca disposición para escuchar al otro y menos a la gente que le agobia el ahora y la incertidumbre del porvenir. También están los que planean aprovecharse de las circunstancias  y acercar su sardina a las brasas sin  importarle los daños  que puedan causar. En cualquier caso las decisiones seguirán en cabeza de los políticos: de los que actúan de buena fe y también de los farsantes y malvados. La observación de las actuaciones de los gobiernos produce unas admiración y otras perplejidad y asombro. De allí estas reflexiones que realizo desde mi lugar, con el ánimo de poner otro granito de arena en el campo de la política, desde mi condición de ser racional, libre y desfalleciente, como decía mi profesor de filosofía Lino Rodríguez Arias-Bustamante.

Con este ensayo pretendo contribuir al conocimiento y la comprensión de la política, entendida en el más puro sentido aristotélico, es decir, como una actividad de servicio a la sociedad en su conducción o gobierno. Existen otras visiones que hacen énfasis en el poder, que es la potestad de influir en otras personas para señalarles lo que deben o no hacer. Propongo conciliar ambas líneas de pensamiento y señalar que en la política están los dos elementos o componentes,  sólo que el segundo debe estar condicionado al primero, siguiendo a Aristóteles, y a partir de allí a la larga tradición filosófica que sostiene el valor de la persona, de su dignidad, de su libertad y de su responsabilidad. El poder como servicio a la sociedad que es en esencia la política, una preocupación por la casa común, feliz denominación Bergoliana de la tierra. (Laudato si).

Serán necesarias unas consideraciones previas y sencillas sobre lo que se entiende por comunidad, ciudad, sociedad, orden, Estado y algunas otras definiciones para luego entrar de lleno en la acción política. Andar un camino en el que continúo luego de una larga vida, con suaves travesías y lamentables tropiezos, que pueden encender unas luces que lo alumbren para quienes desean transitarlo.

Descargue el libro completo aquí

Pulse para descargar el libro completo en formato PDF

Total Page Visits: 121 - Today Page Visits: 4
A %d blogueros les gusta esto: